Te va a encantar, es sencilla, rápida, y saldrás de lo cotidiano.

Para el arroz:
Lava el arroz, es decir ,quítale todo o la mayoría del almidón. De preferencia arroz redondo.
Pon en una olla dos tazas de agua aproximadamente, un poco de vinagre blanco, y una cucharada de azúcar. Que hierva. Pon el arroz ya lavado y reduce el fuego al mínimo; debe hacerse de a poquito y tapado.
Apaga el fuego un poco antes para que se termine de hacer con su propio calorcito.
No queremos que se nos pase el arroz.

Ahora necesitarás.

1/2 kilo aproximadamente de carne magra de cerdo cortada en cubos.
3 zanahorias.
Pimientos, verdes o naranjas o amarillos o de todos, 1 de cada.Si son muy grandes solo necesitarás la mitad.
1 Cebolla.
1 Lata de piña en su jugo o bien natural.
Si tienes jengibre fresco a la mano estupendo; pélalo y rállalo, una cucharada aproximadamente.Si no, con jengibre en polvo.
Salsa de soja al gusto.
Brotes de soja si los encuentras. En lata o frescos.
Aceite, del que tengas. Si es de cacahuate, mejor!

Los pimientos la cebolla y la piña córtalos en cubos o cuadros grandes, ve que tengan más o menos la misma proporción. Las zanahorias en rodajas finas para que se hagan rápido ,pero no tanto que luego se partan.

En una sartén grande tipo wok, pon aceite, suficiente, mete las carne a freír, que quede bien hecha y fritita, sepárala y déjala a la mano.
Ahora en el wok fríe todas las verduras, de la más dura a la más blanda; la zanahoria de inicio, y así te vas una vez frita la verdura. Agrega el jengibre y por último los brotes y la piña. Agrega la carne que ya tienes hecha.
La verdura debe de hacerse a fuego fuerte, para que quede hecha pero no blanda.
Aguas no tan fuerte que se quema!

Pon un buen chorro de salsa de soja y listo.

Ten listos ya platos con arroz blanco servido como si hicieras una camita de arroz y sobre ellos ve vertiendo el contenido de tu wok.

¿Quieres ver más recetas? Visita nuestro apartado de recetas en Facebook